Ciclo de Vida de un Hongo

transparent_illustraion.png

El ciclo de vida de un hongo es un poco misterioso. Hace unos 50 años, los biólogos determinaron que un hongo no es ni una planta ni un animal.

 

Los hongos crecen a partir de esporas, no de semillas. Un solo hongo puede liberar hasta 16 millones de esporas. Las esporas germinan y desarrollan finas fibras blancas llamadas hifas. Las hifas masculinas y femeninas se unen. Luego se ramifican en una red de hilos muy delgados. Cuando estos hilos comienzan a conectarse, se denominan micelio. El micelio es la parte viva y en crecimiento de un hongo. El micelio puede crecer a lo largo y ancho, conectándose a grandes distancias y creando una red increíblemente vasta debajo de nuestros pies. El micelio se entrelaza alrededor y dentro del sustrato o suelo. Cuando la temperatura ideal, la humedad y los factores nutricionales se alinean, el micelio comienza el proceso de creación de un hongo. El micelio se enrolla con fuerza, se retuerce y se compacta en lo que se llama un nudo de hifas, y crece en la forma ligeramente reconocible de un hongo.

 

¡Las hifas pueden agregar casi un kilómetro de hilo cada día! Y todo ese crecimiento requiere mucha nutrición. Hyphae libera un fluido digestivo que descompone los desechos vegetales. Las hifas toman algo de eso como alimento. El trabajo del hongo es limpiar los desechos de las plantas y enriquecer el suelo. ¡Ese es el trabajo que Dios ha asignado a los miembros del reino de los hongos!

 

Cuando la temperatura ideal, la humedad y los factores nutricionales se alinean, el micelio comienza el proceso de creación de un hongo. El micelio se enrolla con fuerza, se retuerce y se compacta en lo que se llama un nudo de hifas. Comienza como una pequeña "cabeza de alfiler", luego en un "botón" más grande, luego crece hasta la forma ligeramente reconocible de un hongo. Comienza como una pequeña "cabeza de alfiler", luego en un "botón" más grande. Luego, el micelio empuja el hongo hacia arriba y se abre para revelar la forma y las partes que vemos por encima del suelo.

 

Las "raíces" miceliales de un hongo crecen justo dentro de su tapa y terminan bajo su forma de paraguas. Esos extremos liberan esporas de las branquias en la parte inferior de la tapa. Todo el ciclo de vida del hongo comienza una vez más.